Las tristezas de Valeria

Son como una mañana de ayer, o de cualquier otro invierno. Y si la vida de Valeria esta llena de momentos tristes es porque su tristeza esta llena de vida y de momentos. Nada oscurece más las luces que desprende esta casita chiquita que la mirada a punto de estallar en lágrimas, ahogadas de anudarse en la garganta y de esconderse entre los libros de la biblioteca.
Valeria pinta. Pinta cuadros color cielo y se escapa del infierno que sofoca, acá abajo. Escupí colores Valeria y abandonate en tu cielo de lienzo. Que yo cuido nuestro infierno anaranjado y recojo el llanto silencioso de una mañana de ayer, o de cualquier otro invierno.

2 comentarios:

María Eugenia Pomazan dijo...

GUAUUUUUUUUUUUUUUUUU ESTE ES HERMOSO!!!!

Eduardo Roldán dijo...

Euge!...tantos años!...me alegro que te guste! Espero que estes bien!
Un abrazo!