La insoportable brevedad del ser

Recuerdas aquella tarde en que juramos ser eternos. Desparramábamos los sueños sobre la cama como si fueran fotografías viejas que uno ve una mañana de lluvia. Tantas cosas por alcanzar. Tantos calendarios prometidos juntos. Y sin embargo ahora. El caso es que ahora ya no somos tan eternos. Y las fotografías se repiten como una secuencia ya vivida. De qué se trata esta historia sino de un libro mil veces hojeado. Todo es fugás. Y lo que no lo es se transforma en rutina. Las mismas palabras y el enojo de siempre. Breve es tu manera de quererme. Como lo son los días desde que ya no estas tan presente.

8 comentarios:

BLUEKITTY dijo...

Hermoso texto, de verdad hermoso. Si hasta recuerdos me trajo, pucha!!

DeaBea dijo...

Somos muchos...

BeLén dijo...

Duele de tan sólo leerlo.. escenas que vivimos con las parejas y también un karma del que es imposible despegarse... Un libro mil veces hojeado, pero que sigue despertando esas emociones tan profundas y sagradas..
siempre es lindo pasar por aca,

saludos!

DeaBea dijo...

Me olvidé de desearte Feliz Año 2009...
Y deja de sangrar muchacho...
Te desafío a escribir algo que
desparrame alegría.
Un abrazo

Eduardo Roldán dijo...

Debea...gracias por el deseo! felicidades para todos!
Acepto el desafio, además!
Besos y saludos a todas...

Anónimo dijo...

Increible manera de expresar emociones Edu!
Me encanta pasar cada tanto y descubrir nuevos momentos expresados en tus palabras.
Un beso, Aldana

Eduardo Roldán dijo...

Gracias Aldana!..
Un beso para vos.

Anónimo dijo...

cómo hiciste??? al gran estilo "un muero encierras" escribiste cada una de las sensaciones y palabras que uno siente cuando las relaciones van llegando a su fin...muuuuy buena!..grosso.

yo!