Intitulado

Me resultaba imposible quitar la mirada de tus manos que dibujaban figuras grises en el aire. Con ese movimiento nervioso que te caracteriza en situaciones dificiles. Mientras la canción de fondo me anunciaba una muerte, tus palabras se convertían en armas perfectas para el crimen. Acertabas el golpe. Una y otra vez impactaban en mi pecho como puñaladas que hacían aún más profunda la herida. ¿Se darían cuenta los curiosos del café del asesinato que se estaba gestando ante sus ojos? Y sin embargo me sorprendían estos pensamientos.
La ciudad se colaba por las ventanas mientras pedías otro café. El mio, todavía intacto reflejaba el negro de tus ojos, y no sabia si escucharte o salir corriendo.
De fondo Ismael susurraba: "Si ella se va, no la perdones si te deja", y al mismo tiempo que morían sus palabras, moría también la tarde sobre tu hombros ahora lejanos. Lejanos. Lejanos...


7 comentarios:

BLUEKITTY dijo...

Acabo de morir de pena con esta melodía. Muy lindo post, no me hagas caso es que ando con la guardia baja. Hasta la taza de café trae recuerdos

Anónimo dijo...

Muy buen post...con su gran estilo Emotico...pero un reflejo de sensaciones increible...beso

Eduardo Roldán dijo...

Bluekitty: no te preocupes. A veces es bueno andar con la guardia baja. Saludos...

Anónimo: Gracias por su comentario.
Sera siempre bienvenida!!Besos!!

Solita dijo...

"... La ciudad se colaba por las ventanas mientras pedías otro café..."

La ciudad siempre es el marco perfecto para esas fotografías. Y esa canción de Ismael es demasiado dolorosa si se quiere...

Me encanta Ismael! (hay una versión en vivo... donde Ismael hace una introducción contando una historia previa a la canción, la tenés? Si querés te la paso!)


Saludos, colega!

Eduardo Roldán dijo...

Nooo no la tengo!! Pasela...pasela!
Saludos colega!

Bel. B dijo...

Edu, siempre reflejando lo que de mis palabras aún no nacen. Te leo y me leo. Sos un grande, ya te lo dije.
Pero tranquilo, si ella se va como todos nos vamos siempre, alguna razón habrá que tarde o temprano sabremos descubrir.

Eduardo Roldán dijo...

Gracias por tus lindas palabras BEl!! Y si no la sabemos descubrir por lo menos quedarnos con la sensación de que no fue nuestra culpa..