Tus palabras.

No hay nada de nuevo en tus palabras. Ya las he leído una y otra vez, y no dicen nada. Son solo sonidos que se pierden detrás del siguiente. Por más que finjan contener un significado, que a simple vista parece estar ahí, estampado en ellas, posado en ellas, son solo pequeños dibujos. Casi caricaturas ¿Qué hago con tus palabras? Quizás debería devolvértelas, al fin y al cabo no son mías. No niego que deseé que me pertenecieran. Pero ellas no tienen nada de ciertas. ¿De qué me sirve cargar con mentiras? Mucho más me cuesta aún cargar con las mías. Porque esas si, son las más pesadas. Esas no las puedo devolver. Ellas me conocen y yo a ellas. Vos, sos una extraña. Tal vez algún día caminando las deje olvidadas "sin querer" justo al doblar la esquina. Te imaginás, corriendo a todo prisa y, atrás... tus palabras. Persiguiéndome, alcanzándome y tumbándome de jeta contra el piso. Porque ellas me siguen eh! Desde que te vi y me hablaste me siguen. Y a aveces me aturden. Me confunden.
Pero, ¿por qué te cuento esto? Una respuesta. Y, más palabras. Ya las veo venir. Subanse! todas en mi espalda, las quiero sentir bien en las rodillas. Así, girando en mi cabeza! Eso!
Tal vez mañana pase por tu casa, y como cuando era chico y tocaba los timbres y corría, te deje al pie de la puerta una enorme montaña de palabras. A ver qué haces vos ahora, con ellas!!

7 comentarios:

Bel. B dijo...

Edu: se me dio por pasar y me atrapó tu blog! Me gustan mucho tus escritos. (Ya te agregué a la lista de blogs que picoteo!!)
Seguí actualizando así me inundo de buenas letras.
Saludos!

Eduardo Roldán dijo...

Bel! como estas compañera?..Gracias por el link en tu blog. Agrego el tuyo al mio!.
Saludos!!...

Aldana dijo...

Son peligrosas las palabras, especialmente aquellas cargadas de mentiras, esas que suenan bien pero que estan vacias; y lo peor es que aún sabiendo que son sólo eso, palabras y nada mas, nos persiguen, retumban en la cabeza, aparecen cuando menos una las espera.
Sería bárbaro dejarlas olvidadas al doblar la esquina...se puede?

Eduardo Roldán dijo...

Mm nose Aldana! Me parece que hay que aprender a vivir con ellas nomás...
Saludos...

Anónimo dijo...

la verdad no te conozco pero me encanto lo q escribis... eso nomas te queria dejar dicho je,,.. nadya

abrazada al sol dijo...

el problema es creerlas

Eduardo Roldán dijo...

Abrazada al sol: Totalmente cierto. Hubiese sido un buen cierre para el tetxo.
Saludos...