Carta Anónima a una desconocida (extracto)

"Encontré tu pañuelo. Aquél que solías usar en los paseos por la playa. He envuelto con él  las prensas del pelo, tu cepillo de dientes y algunas pequeñas cosas que dejaste olvidadas. Lo conservo en la mesita de luz de pino que compramos en aquella feria de la calle cuyo nombre ya he olvidado. A veces lo azoto con insultos y lo estrujo entre mis manos, y lo observo durante horas retorcerse y le hago nudos en los extremos, y sin mas, lo abandono en el suelo, hasta que al final del día tropiezo con él, y los recuerdos tropiezan conmigo en una noche de mates y algunos cigarrillos.".

6 comentarios:

Hernán Reibel Maier dijo...

excelente

Eduardo Roldán dijo...

gracias! querido!...y si pasas mas seguido por aca?...que onda?

*GEORGINA* dijo...

(aia) como se repiten las historias...
abrazo.

Anónimo dijo...

hola, checa el blog: http://quieroseroriginal.blogspot.com/ y si te interesa mándanos un texto.

Hombre Extraño dijo...

Final muy tierno y buen juego de palabras ese de tropezarse con él para q luego los recuerdos sean los q se tropiecen contigo...

Saludos.

Eduardo Roldán dijo...

Gracias hombre extraño!..espero verte de nuevo por aqui!
Saludos...